La búsqueda terminó en la puerta de un box de CrossFit

Toda la vida he hecho deporte. Gimnasia, baile, deportes disciplinados que me hicieran evitar consumir Ritalina. Llegó un momento en el que me aburrí, ya nada me apasionaba completamente. La búsqueda terminó hace 5 años en la puerta de un box de CrossFit.

Fue ahí en donde me enamoré de los entrenamientos dinámicos e intensos. Tenía solo 15 años. Siempre fui la “bebe” pero me esforzaba por mantenerme al nivel de muy buenas atletas mayores a mí con más experiencia. El Crossfit tiene muchos elementos. Entre esos, el levantamiento olímpico siempre ha sido mi parte favorita, es mi fuerte. Disfruto los elementos de gimnasia y de acondicionamiento físico.

Amo competir. Es el sentimiento más chiva, toda la vida lo he hecho y no lo cambiaría por nada. Esa adrenalina antes de salir a cada entrenamiento o levantamiento, la satisfacción de todas las horas invertidas y sacrificios para poder entrenar es lo que me motiva siempre.

El poder decir “LO LOGRÉ” después de un workout durísimo o de todo un fin de semana de competencia, o al haber hecho un levantamiento con un peso máximo nuevo que no sabía si iba a poder levantar, retarme a mí misma cada día, superarme. Eso es lo que me hace feliz.

Este año decidí probar que tan bien me podía ir compitiendo en Halterofilía y decidí participar en JDN representando a SJO ya que todavía tenía la oportunidad. Impuse un nuevo récord nacional de Clean and Jerk (envión) de 95kilos en la categoría -63kg.

Fue de las mejores experiencias de mi vida. Era algo que no me esperaba. Ganar plata en la general quedando como subcampeona nacional fue una de las satisfacciones más grandes a nivel personal; lograr probarme a mí misma que soy capaz de más de lo que pensaba, escuchar tantas palabras de aliento hasta de gente que no conocía que me dijeron “Usted tiene tanto futuro por delante si se dedica a esto, no pare de verdad la felicito”, este tipo de sorpresas y de comentarios son los que me motivan a no parar, a darlo todo los días más cansados, con dolor de cuerpo o cualquier obstáculo que se me presente.

Son los pequeños detalles y logros en esto lo que suman a mi felicidad infinita: el Crossfit y Halterofilía. Un nuevo ciclo y etapa en mi vida deportiva está comenzando, un enfoque más directo a la halterofilía.

Creo que el cielo es mi limíte, los invito a creer lo mismo.

-Alexandra Villalobos

Artículo: TEAMGODRY | Fotografías: Dalia Molina AGUAECOCO | Locación: SJO, CR|

 

Tagged , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *